Esas paradojas del socialismo

Este fin de semana pasado estuve de visita en Caracas, y me hospedé en el hotel Gran Meliá. Era la primera vez que me quedaba en la ciudad capital de Venezuela, ya que en mis dos visitas anteriores, solo estuve de paso, en camino hacia Isla Margarita una vez y la otra hacia Puerto La Cruz.

Entonces, pensé que ya que viajaba, podría ver un poco la ciudad y formarme una opinión sobre la misma, que tal vez no era la misma que la que se vive en los sitios turísticos. Cosa que suele suceder muy a menudo. Entonces me encontré con calles no tan bien cuidadas, y gente en estado de indigencia, durmiendo a la interperie, no muy lejos del propio hotel. La parte de la ciudad que recorrí, parecía haber vivido mejores épocas, tal vez cuando el boom petrolero permitió holgura para el derroche en aquel entonces, pero ya no más en estos tiempos.

Cargando con la costumbre que desarrollé donde resido de tomar leche deslactosada, se me ocurrió pedirla como algo normal al desayuno, y también pensando, que con las tarifas que uno cancela como huésped, todo capricho debía ser satisfecho. Entonces resultó que solo podían cumplir el requerimiento de una leche “especial”, ofreciéndome leche descremada. Yo pensé, pero bueno, no es tan ilógico, cuando fuera de las paredes de este castillo de cristal hay desabastecimientos y a los propios venezolanos les cuesta conseguir leche… ( amén de otros productos de primera necesidad).

Pero esto no fue todo, porque considerando las carencias reinantes en el entorno citadino, el hotel en su brunch del domingo ofrecia entre una cantidad ilimitada de delicias, langosta y 3 tipos de caviar! Horas más tarde, en el aeropuerto esperando a tomar mi vuelo, solo podia recordar que contraste me llevaba entre el mundo surrealista del hotel de lujo, y aquella ciudad que dejaba a la vista los oropeles desgastados de los viejos esplendores del pasado.

Sin Respestas para “Esas paradojas del socialismo”

  1. Pietro Florencia Italia Says:

    todo eso es triste lamentablemente es la verdad. El loco de Chavez esta arruinando su propio pais. El quiere un Venezuela tan parecido a Cuba, eso significa pobreza, hambre y ……..prostitucion

  2. Fernie Says:

    ¿Oropeles desgastados de los viejos esplendores del pasado, en la republica bolivariana?
    No puede ser!!!
    ¿No era eso un pais fulgurante?
    En realidad lo que son es una cuadrilla de hipocritas, pues mucho “yankees go home” y toda esa propaganda antinorteamericana, pero Venezuela es uno de los principales proveedores de petroleo de EE.UU.
    Si tan mal se llevan, si tanto odian a los americanos, pues nada, que le vendan el petroleo a otros.
    Pero el presidente bolivariano bien sabe, que al dia siguiente de que le cierre el grifo del petroleo a los norteamericanos, tiene a los Marines caminando por Caracas y que el va a parar a una carcel americana (si es que no lo matan en la jugada). Igual que Noriega, cuando se hacia el loco con lo del Canal de Panama.

Dejar una repuesta